Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura
Moraira_pepe_cabrera_Interiorismo_arquitectura

Villa Encina

Villa en Moraira nace como un proyecto de Pepe Cabrera que convive con la arquitectura alicantina, creando una vivienda que parte de un carácter tradicional hasta conseguir un interior minimalista y contemporáneo. Esta casa de la costa blanca se abre al mar en todas sus estancias, dando valor a las conexiones interior-exterior y permitiendo al usuario transformar los espacios en función de sus necesidades. Mar como punto de partida para Pepe Cabrera en el planteamiento de todos los usos de Villa Moraira.

Proyecto de arquitectura realizado por Eneseis Arquitectura en colaboración con la empresa Opus Domus.