Vicente Talens

Inspeccionar el taller de Vicente Talens te revela la esencia de su producción. Mucha luz y claridad. Un orden en un caos controlado. La personificación de unas ideas muy claras. Si algo define la heterogénea obra pictórica de Talens es que es una pintura escultórica, una pintura volumétrica, casi siempre esferoide, que metaboliza la tridimensionalidad atrapada en sinuosas formas en continuo desplazamiento por el fondo. (Joan Feliu)
Reunión 1_Pepe Cabrera
Talens trabajando_Pepe Cabrera
Vida preferente Num.1, 2008_Pepe Cabrera
Amor loco 1, 2010_Pepe Cabrera
Atento, 2009_Pepe Cabrera
Vicente Talens 07_Pepe Cabrera
Amor Loco 2, 2010_Pepe Cabrera
Auditoría Num.6_Pepe Cabrera
Jirafa, 2008_Pepe Cabrera
La Cripta_Pepe Cabrera
Bodegon n.8, 2010_Pepe Cabrera
Llave n.2, 2010_Pepe Cabrera.
Vintage_Pepe Cabrera
Vida Preferente num.7, 2010_Pepe Cabrera

En los tiempos que corren de astenia ideológica y perdida de valores, las alternativas que priman en nuestra imaginativa sociedad son, por un lado, aferrarse a lo material (Money, that’s what I want!) y, por otro, un mojigato retorno a una caduca espiritualidad, ya sea dentro de la ortodoxia o por medio de alguna de esas sectas que surgen de debajo de las piedras. Ante este alentador panorama, tienen que resonar y afectarnos, como si de un puñetazo en la boca del estómago se tratarse, esas palabras del gran filósofo, moralista y sobre todo sensible espectador que es Nietzsche: “el mundo no se justifica sino en tanto que fenómeno estético”. De ahí el importante papel que pueden jugar los artistas, y no los mercaderes que a pesar de todo continúan inamovibles en el templo: artistas como Vicente Talens, cuya obra supone un iluminado claro dentro de la asfixiante y anodina jungla del arte actual, llena de neofieras y una vegetación caracterizada por el revival.

A través de esa base genera su propia iconografía, un personal e intransferible código de imágenes que constituye sus señas de identidad. Todo ello se cristaliza con un tratamiento formal y técnico propios, definidos por una incansable investigación. Dinámica de continua búsqueda y superación.

Después de esta personal meditación y burdo boceto de reflexión, están los cuadros en si, que es lo importante. Ninguna recreación intelectual puede ni debe transformar el rechazo o la atracción que nos produzcan. Es algo espontáneo como cuando surge en nosotros el amor o el odio. Supone el despertar de nuestros instintos, casi anestesiados por este mundo feliz en el que vivimos. Es la hora de dejar aflorar nuestra sensibilidad.

Pedro J. Sanchez
“The Last Wild One”, Lugo.


www.vicentetalens.com