Rafael Carrió

Si tuviera que definir brevemente y de manera concisa la obra del escultor Rafael Carrió, diría que se trata, sin duda, de una armonía de contrarios: verticalidad y horizontalidad, líneas rectas y líneas curvas, materiales tan puros y naturales como la madera al lado del hormigón armado o del hierro. Y, con esta conjunción de elementos antagónicos, el escultor confiere a sus piezas un sublime equilibrio, una sincera serenidad, en definitiva, llega a hacer de sus trabajos, obras armónicas. (Anna LLopis)
Colección Pepe Cabrera_Pepe Cabrera
2 - MENINA  MODULAR
4.2  CERCANOS  AL  CARNESÍ  I
4.3   CERCANOS  AL  CARMESÍ  II
4 - 1   TRIÁNGULO DE  RANGITOTO
3 - AL  GRAL.  BASSET -  DENIA
4.4   SIDNEY   COVE
5.13    COMPARTIR  I
Escultura Carrió 1_Pepe Cabrera
5.1    UNA  CALLE   DE  PEKIN
4.6    COSMOPOLITAN  I
ORIGEN I
5.2        ORIGEN  II
4.5   AL  REY  JAUME  I
5.3    SOLAMENTE  HOY
5.4     H.  BRIGADAS  INTERNACIONALES
5.5     HONOR  DE  BATALLA  I
5.6    OXIGENO  DE  NIÁGARA
5.7   MENINA  MAX.
5.8     SESENTA  DIAS  AL  MES
5.9      DESEO  COLECTIVO  I
5.10      SIN  PASAPORTE
5.11   HOMENAJE  ANTONI  GILABERT   PEDREGUER      7223
5.12    Serie  PROTECCIÓN
5.14    VENTANA  AL  MAR
6.1     MENINA  VERTICAL
6.2    MENINA   ORO
6.4    NI  BLANCO  NI  NEGRO
6.5    PASO  VARIABLE
Escultura Carrió 3_Pepe Cabrera
Exposición en Pepe Cabrera_Pepe Cabrera
Fragancia de Otemanu I, 2002_Pepe Cabrera

Tratar de analizar a un artista es una difícil tarea; la dificultad comienza en la propia definición de arte, el cual, pese a su aparente momento de auge, se siente cada vez más lejano. En una sociedad esclava del tiempo, donde la prisa se impone, se va perdiendo la relación directa entre obras y público; seguimos los itinerarios establecidos, intentamos capturar imágenes que dan más importancia al recuerdo que a la propia observación, miramos pero no vemos. Con todo ello, creo que sólo existe una forma de aproximarnos, aunque sea levemente, a la figura de Carrió: abstraernos, situarnos ante sus trabajos …, y, sobre todo, ver.

Rafael Carrió (Beniarbeig 1952), a través de una absoluta libertad expresiva, representa como pocos la fusión de las artes. Su escultura se libera de ataduras figurativas y señala un punto de encuentro con la arquitectura; geometría, espacio, movimiento, y luz se conjugan con el empleo de materiales escasos y cuidadosamente seleccionados: hierro, hormigón, madera.

La obra pictórica se mueve en la misma dirección, pudiendo prescindir en muchos casos de su propia denominación como tal; la sujeción bidimensional desaparece con una combinación de materiales y texturas que le otorgan una dimensión escultórica, e incluso en su trabajo sobre lienzo, forma, línea y color sustituyen a los artificios tradicionales.

Utilizando la metáfora de Paul Klee, que equiparaba la creación de una obra de arte al crecimiento de un árbol, Carrió hunde firmemente sus raíces en una tierra donde la luz es diferente, una luz que está presente en la obra final y, más aún, en la gestación de la misma;  el tronco viene representado por un universo de sentimientos que inundan al artista y le impulsan a buscar el soporte físico con que expresarlos; las ramas, resultado del proceso, proporcionan unos frutos que son saboreados de forma distinta por cada uno de nosotros.

Marcos Fernández
“Punto de encuentro”, Cat. Exp. C.M.Cultura Mercé – Burriana 03-03