Ilusión máxima en cada proyecto que se acomete.
Novedad en cada intervención para garantizar soluciones individualizadas.
Trabajo en equipo como principio irrenunciable.
Emoción compartida al hacer realidad una idea.
Renovación constante sin conformarnos con lo que ya conocemos.
Imaginación para sobrellevar unos tiempos difíciles que siempre se superan.
Organización con todos los profesionales que intervienen en un proyecto para trabajar unidos.
Rigor en todas las decisiones para que Cabrera sea sinónimo de garantía.
Investigación permanente y estudio constante como filosofía de trabajo.
Sostenibilidad como finalidad de cada proyecto.
Movilidad nacional e internacional (Nueva York, Bruselas, Qatar, San Petersburgo...).
Originalidad con el sello inconfundible de Pepe Cabrera.