Alvar aalto

La humanización de la arquitectura
22 ago. 2011
Comentarios
El finlandés Alvar Aalto (1898-1976) fue uno de los mejores arquitectos del siglo XX y también una de las figuras más relevantes del diseño moderno. Su enfoque, aún siendo racionalista, rehuía lo mecánico y cumplía con las exigencias de funcionalismo del mundo moderno pero manteniendo una continuidad con el pasado. Se le considera un “humanista racionalista” ya que a pesar de aprobar los avances técnicos sólo los consideraba útiles cuando servían para mejorar el confort y la calidad de vida de los ciudadanos y tenía predilección por los materiales naturales y las formas orgánicas.

Nacido en el pequeño pueblo de Kuortane, cerca de Jyväskylä, la influencia del paisaje de Finlandia así como la de su mayor recurso natural, la madera, resulta esencial en su obra; se podría decir que su camino a la abstracción parte del mundo de la naturaleza y no de las formas geométricas del mundo industrial. Tras estudiar arquitectura en Helsinki completó su formación viajando por Escandinavia, Europa central e Italia y en 1924 se casó con la arquitecta Aino Marsio, con la que experimentó nuevas técnicas para laminar y doblar madera que les permitieron crear formas suaves y orgánicas que aplicaban en sus diseños.

Sus mayores logros en el diseño de mobiliario se asocian a dos de sus grandes proyectos: la biblioteca Viipuri y el sanatorio Paimio (1929), una clínica para tuberculosos para la que diseñó una silla cuyo ángulo facilitaba la respiración de los pacientes con problemas. Este edificio se convirtió en un modelo para la arquitectura hospitalaria internacional por el modo como integra el paisaje y por la forma de las terrazas abiertas que permiten la entrada de sol en las habitaciones. El matrimonio Aalto, asociado con Marie y Harry Gullinshen, fundó en 1935 la empresa Artek, que continúa funcionando con éxito hoy en día, para comercializar sus muebles, lámparas, telas y objetos de vidrio.

En los años treinta representó a Finlandia en diversos eventos internacionales y firmó obras como la Villa Mairea, y entre 1946 y 1948 residió en Estados Unidos donde trabajó com profesor y arquitecto dejando como mayor legado la Baker House, residencia de estudiantes para el Instituto de Tecnología de Massachusetts. En 1947 falleció su esposa y en 1952 contrajo matrimonio con la también arquitecta y colaboradora Elissa Mäkiniemi con quien permaneció en Finlandia hasta su muerte, acaecida en Helsinki en 1976.

Aalto nunca pretendió formar parte de la vanguardia, prefería considerar cada obra como un reto y buscar un material y un diseño que se adaptasen al máximo número posible de entornos. El hecho de que muchos de sus diseños se conozcan en todo el mundo y algunos sigan comercializándose en la actualidad demuestra que consiguió con creces su propósito.

Nacho Cabrera
Marcos Fernández
Baker House
Sanatorio Paimio
Silla Paimio (Artek)
Villa Mairea
comments powered by Disqus