Andrée Putman fallece el 19 de enero de 2013

Andrée Putman llegó tarde al mundo del diseño pero eso no le impidió desarrollar uno de los estudios más famosos del siglo XX. Lo intentó como concertista de piano, continuó con la composición y trabajó como mensajera en revistas de la época para terminar de lleno en el mundo de la decoración y el diseño industrial
31 ene. 2013
Comentarios
Andrée Christine Aynard nos dejó el 19 de Enero de 2013 y desde el equipo de Pepe Cabrera queríamos dedicarle un pequeño homenaje en forma de pequeño artículo.

Nacida en el seno de una familia adinerada, e incluso emparentada con los inventores del globo aerostático (Montgolfier), Andrée Putman inició su carrera en el mundo de la música empujada por su madre, Louise Saint-René Taillandier, concertista de piano. Cuando sus profesores le confesaron que no tenía las manos especialmente adaptadas a la práctica del piano y jamás sería una virtuosa, dio un giro a su carrera centrándose en la composición. Pero posteriormente entendió que tenía por delante muchos años de duro trabajo y dedicación exclusiva antes de poder aspirar a ser alguien en el mundo de la composición, algo a lo que estaba dispuesta.

Justo en ese momento, a los 20 años de edad, sufrió un gravísimo accidente de bicicleta que casi acaba con su vida. Una vez recuperada y con la decisión de acabar con su carrera musical tomada, Putman empezó a trabajar como mensajera y chica para todo en la redacción de la revista Femine. Gracias a este trabajo, conoció a muchos artistas de la época que le fascinaron por su interés en mantenerse fieles a su propio estilo, tomando riesgos sin importar las consecuencias. Fue entonces cuando se propuso ayudarles e intentar que el resto del mundo los conociera.

Cuando se casó con el coleccionista y crítico de arte Jacques Putman, empezó su andadura en el diseño de interiores gracias a la colaboración entre su marido la y compañía textil Prisunic, concretamente como director artístico de la línea textil para el hogar.

Tras la bancarrota de su primera compañía y su propio divorcio, decidió crear el estudio Ecart en 1978, con el que se hizo muy famosa por revivir diseñadores olvidados de los años 30 hasta que, en 1984, llega a la cumbre con el interiorismo del “Morgans Hotel” de Nueva york. Su habilidad para compatibilizar un presupuesto ajustado con un diseño sobrio de alto standing catapultó a Andrée Putman al estrellato de los diseñadores.

En 1997 crea un estudio ya con su propio nombre, dedicado al diseño de interiores y productos con el que trabaja para algunas de las marcas más importantes del mundo, creando además diseños atrevidos, con provocativas asimetrías.

Su creatividad la lleva a atreverse con prácticamente cualquier cosa, desde el rediseño del mobiliario urbano de París y los uniformes de sus empleados, hasta piezas de menaje y joyería, pasando por líneas de muebles y reinterpretaciones de bolsos de Louis Vuitton.

En definitiva, una increíble mujer que nos ha dejado grandes joyas del diseño y toda una lección de tesón y capacidad de reinventarse.

Equipo Pepe Cabrera
Andree putman sinuosa sofá
Andree Putman para Bissazza
Silla Andree Putman
También te puede interesar...
Drawing, el libro de los hermanos Ronan & Erwan Bouroullec

Drawing, el libro de los hermanos Ronan & Erwan Bouroullec

Interesante libro que recoge más de 850 dibujos de los hermanos Ronan Erwan Bouroullec. Bajo la dirección artística de...
comments powered by Disqus