Sillón BKF, un icono del diseño industrial

Cuando llegan a producirse hasta 3.000 piezas semanales de un sillón podemos decir que ha nacido un nuevo icono del diseño industrial. Esto es precisamente lo que sucedía a mediados de los años 50 sólo en Estados Unidos con el sillón Mariposa...
29 ene. 2013
Comentarios
El sillón “mariposa”, más conocido como “sillón BKF” es un icono de la modernidad en el diseño de mobiliario del siglo 20. Debe su nombre a las iniciales de sus creadores; el catalán Antonio Bonet (1913-1989) y los argentinos Juan Kurchan (1913-1975) y Jorge Ferrari Hardoy (1914-1977). 

A pesar de que la fama del sillón BKF vino de la mano de estos 3 diseñadores cuando Edgar Kaufmann Jr, el director de diseño del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) se interesó en él en 1944 solicitando a Hardoy enviar 3 modelos en pre-producción, el origen de este diseño es anterior. 

Concretamente se sitúa su origen en la “silla Paragon”,  utilizada como silla de campaña en 1870. Posteriormente se evolucionó este diseño en la que se denominó “silla Tripolina”, hecha de madera, metal y ropa. Patentada por el ingeniero británico Joseph Beverly Fenby en 1877, se utilizó para dar soporte a las tropas británicas en las incursiones del siglo XIX gracias a su posibilidad de ser plegada, ya que facilitaba mucho su transporte y montaje en unas fundas hechas adrede para ella. 

Construida con varillas de acero curvadas y cuero, se caracteriza por “atrapar” y abrazar a todo aquél que se sienta en ella, constituyendo un perfecto equilibrio entre funcionalidad, comodidad y diseño. Y fue precisamente su atractivo diseño y la facilidad para ser reproducida lo que convirtió al sillón BKF ese icono de modernidad del diseño industrial de los años 40.  En Estados Unidos se la denominó Butterfly chair, sillón argentino, African chair o Hardoy chair y fue uno de los países donde más copias y ventas se produjeron, llegando a cifras astronómicas que hablan de una producción de unas 3.000 sillas por semana sólo en la ciudad de Los Ángeles a mediados de los 50.

Hoy en día uno de esos modelos de pre-producción enviados por Hardoy forma parte de una colección permanente del MoMA.

Esperamos que os haya gustado el artículo y ya sabéis, si os encapricháis de un sillón BKF para casa, no dudéis en llamarnos y os atenderemos encantados.


Equipo Pepe Cabrera
Sillón BKF
Sillón BKF en cuero
Sillón BKF
comments powered by Disqus