Difusores y fragancias para el hogar

¿Cuántas veces nos hemos trasladado a un momento espacio-tiempo especial con tan sólo percibir un aroma particular? En este artículo os hablaremos de cómo conseguir experiencias memorables en vuestro hogar gracias a los difusores de fragancias, sin descuidar nuestra decoración.
15 ene. 2013
Comentarios
Como expertos en arquitectura e interiorismo nos esforzamos en crear ambientes que se adapten al gusto y necesidades de nuestros clientes. Mediante la conjugación de materiales, texturas, colores y elementos de decoración pretendemos generar una emoción concreta que determinará la primera impresión de nuestros huéspedes y nos hará sentir cómodos en nuestro propio hogar.

En esta primera impresión tiene mucho que ver la memoria olfativa del ser humano, cuyo gran poder evocador es capaz de trasladarnos a una situación concreta, recordarnos a una persona o, en nuestro caso, recordarnos un espacio. Expertos como Trygg Engen, sitúan la memoria olfativa en el sistema límbico de nuestro cerebro, responsable de gran parte de las emociones, de ahí que el estímulo olfativo pueda desatar una oleada de sensaciones y recuerdos. Por tanto, la elección de la fragancia de nuestro hogar puede constituir un poderoso complemento que refuerce la experiencia de nuestras visitas, asociando sentidos olfativos y visuales como parte de un todo coherente.

Y es por ello por lo que en este artículo os hablaremos de los difusores de fragancias para el hogar, concretamente, de los difusores que utilizan mikados para la evaporación de las esencias. El motivo principal por el que nos gustan los ambientadores basados en mikados es porque, como interioristas, nos permiten conjugar dos de las máximas que describen nuestras creaciones;  elegancia y respeto por el medioambiente.

Su funcionamiento es muy sencillo y no requiere ningún tipo de fuente de energía para funcionar, de ahí su eficiencia energética y respeto medioambiental. Se basan en un recipiente contenedor del perfume, conocido como difusor, y en unas varillas de ratán, cáñamo o bambú, conocidas como mikados, encargadas de absorber la fragancia y facilitar su evaporación.

Las varillas de ratán permiten una difusión continuada de la fragancia en nuestro hogar, y podremos regular su intensidad simplemente aumentando o disminuyendo la cantidad de palitos que introducimos en el difusor. Además podremos reutilizarlas si en algún momento deseamos probar nuevas fragancias. Bastará dejarlas secar bien en un lugar fresco y seco, preferiblemente evitando una exposición directa al sol, e introducirlas en el nuevo difusor.

Como podéis comprobar el ratán, el cáñamo y bambú son elementos naturales lo que, unido al hecho de que no requerimos fuentes adicionales de energía, definen estos ambientadores para el hogar como una solución muy respetuosa con el medio ambiente.

En cuanto a los difusores de fragancia, los podemos encontrar en diferentes formas, colores y materiales, constituyendo así un elemento más a integrar dentro de nuestro proyecto de interiorismo.

Y como no hay nada mejor que un ejemplo para ilustrar de aquello de lo que se habla, desde el equipo de Pepe Cabrera os invitamos a que conozcáis una de las marcas cuyas fragancias nos gustan más. Se trata la marca italiana con sede en Milán "Millefiori", que cuenta con un extenso catálogo de fragancias, difusores de mikado y otras alternativas. 

Esperamos que os haya resultado interesante el artículo e incorporéis a vuestra decoración, si no lo habéis hecho ya, algún difusor de fragancias que dé ese toque especial a vuestro hogar.

Recordad que podéis consultarnos cualquier duda a través de comentarios en este mismo artículo o mediante nuestro contacto aquí.

Equipo Pepe Cabrera

Fotos @ www.millefiorimilano.com
Difusor Millefiori - Blog Pepe Cabrera
Difusor Millefiori - Blog Pepe Cabrera
Difusor Millefiori - Blog Pepe Cabrera
comments powered by Disqus