Un abanico de posibilidades

Vivienda en el Levante
23 oct. 2012
Comentarios

     En la comunidad Valenciana se localiza esta vivienda unifamiliar. Un gran muro de piedra que recorre longitudinalmente la construcción constituye el eje vertebrador del proyecto, a partir del cual emergen las diferentes zonas y cuya prolongación hacia la piscina permite establecer una armoniosa conexión entre los espacios externos e internos.

     La construcción, de trescientos cincuenta metros cuadrados, se sitúa sobre una parcela rectangular y se desarrolla en tres niveles a través de un juego de volúmenes de gran plasticidad. Las diversas estancias, que parten del muro central, se van desplegando a modo de abanico consiguiendo que todas ellas disfruten de generosos espacios geométricos acristalados, permite un óptimo aprovechamiento de la luz y se potencia, de esta manera, el elemento esencial del clima mediterráneo.

     En la planta baja se sitúan tanto la zona de día compuesta por salón, comedor y cocina, como los dormitorios para niños e invitados. La primera planta se destina a estudio, la suite con su vestidor y el baño principal. El sótano, por su parte, se ha concebido como zona de juegos.

     Al cruzar el umbral de la puerta se aprecia cómo el muro de piedra, omnipresente, representa el origen y el centro en torno al que gira y se basa el proyecto.

El recibidor conduce, sin ninguna transición previa, al salón/comedor y, a la vez, acoge la escalera que comunica con la primera planta y el descenso al sótano.  En el diseño de esta escalera prima el minimalismo, que se consigue gracias a unos peldaños de madera que vuelan desde la pared y a unos fijos de cristal transparente. De esta manera, se consigue un aspecto diáfano sin desvirtuar la esencia del proyecto.

     En el comedor prevalece la sobriedad y se han utilizado los mínimos elementos con la finalidad de conceder el protagonismo al salón. Un espacio, de doble altura; desemboca en un muro cortina de cristal sobre el que se recorta una espectacular chimenea exenta que conduce visualmente a una pasarela de vidrio ubicada en la primera planta.

     En la habitación principal se ha optado por situar la cama en el centro, con una disposición exenta que permite la circulación y un acceso fluido al vestidor y al baño.

     El jardín exterior exhibe una gran sencillez y austeridad que logra enfatizar, aún más si cabe, el juego de volúmenes de una vivienda que se caracteriza, sobre todo, por tener un gran abanico de posibilidades y por sorprender a cada paso, tanto por su estructura exterior como por su decoración interior.


Fuente: Casa Viva número 135 año 12

Salón1 Casa en el Levante Pepe Cabrera
Salón 2 Casa en el Levante Pepe Cabrera
Salón 3 Casa en el Levante Pepe Cabrera
Salón 4 Casa en el Levante
comments powered by Disqus